Estos son los tipos de hipotecas y sus diferencias

Es importante que antes de solicitar una hipoteca se conozcan las diferencias y los tipos que existen, así al momento de solicitarla, tendremos conocimiento sobre cual se debe elegir que sea acorde al tipo de vivienda que se vaya a hipotecar. Es importante conocer cómo funciona cada tipo, así que aquí te contamos cuales son estos son tipos de hipotecas y sus diferencias.

Para adentrarnos en los tipos de hipotecas, cabe destacar que estas se clasifican también, de acuerdo al tipo de inmueble que se quiera hipotecar, por lo cual, es primordial conocer estos datos que ayudarán a tener una idea más clara en cuanto a las diferencias que estas tienen y lo que cada uno le ofrece al usuario, acorde a cada situación.

Hipotecas según el tipo de vivienda

  • Primera vivienda: este tipo de hipotecas, son aquellas que cuentan con un menor interés, consta de plazos de pago más largos entre los 25 o 30 años, y la financiación y el porcentaje de la misma es más alto, normalmente los bancos aprueban un 80% del valor de la propiedad, pero en estos casos el monto puede llegar a ser mayor.

 

  • Segunda vivienda: en estos casos los intereses suelen ser más altos, con plazos cortos de menos de 20 años para pagar las cuotas, el tipo de financiamiento y el porcentaje del mismo es menor que en el caso anterior, lo que quiere decir, es que el banco realiza el crédito por un 60% o un 70% del valor de inmueble, por lo cual, se debe contar con un ahorro económico más elevado para compensar el monto.

Hipotecas de acuerdo a los intereses

Aquí vamos a conocer los tipos de hipotecas y sus diferencias de acuerdo al tipo de intereses que se deben pagar, ya que este es una de las maneras más habituales que aplican los bancos al momento de aprobar una hipoteca, estas se dividen en tres tipos, hipotecas variables, a tipo fijos y las menos conocidas, las hipotecas mixtas.

Hipotecas variables

Este tipo de hipotecas, son aquellas que se rigen por su tipo de interés referencial por ejemplo, las referencias que ofrece el Banco de España o el Euribor, en estos casos, se puede fijar los intereses en plazos de 6, 12 o hasta 18 meses, en donde se establece una cuota fija, y al pasar ese tiempo comienza las variables en cuando a las cuotas establecidas al principio de la hipoteca.

Para el aumento de la cuota se realiza una revisión anual en los lugares de referencia, y de acuerdo al monto de los intereses, se determina el pago de la cuota. Las hipotecas variables cuentan con comisiones bajas, lo que representa un beneficio en comparación a las demás, y sus periodos de amortización son más extensos, algunos llegan a los 40 años.

Hipotecas  a tipo fijo

Este tipo de hipotecas se caracteriza porque sus intereses no cambian durante el tiempo de pago, quiere decir, que sus cuotas no varían y siempre son las mismas. Consta de una cuota de pago estable, pero este tipo de hipotecas cuentan con una amortización con un menor tiempo y los intereses suelen estar más altos que en los otros tipos de hipotecas, esto también afecta las comisiones de la misma.

La estabilidad de estas hipotecas no se ven perjudicadas por las páginas que rigen las referencias de las subidas y bajadas de intereses, como el Euribor por ejemplo, pero este tipo de hipotecas es perjudicial para aquellos que realizan la cancelación total de la hipoteca antes de que se termine el plazo establecido, ya que les suele salir más costoso.

Hipotecas mixtas

Estas hipotecas son las menos conocidas, pero funcionan manteniendo una cuota fija por un tiempo estipulado, para luego variar los intereses de acuerdo a los índices de referencias indicados por el Euribor u otra entidad de referencia, por lo cual, se entiende que las hipotecas mixtas son una combinación de las hipotecas variables y las que son a tipo fijo.

Iniciando como una hipoteca tipo fijo y luego del tiempo estipulado, pasa a funcionar como una hipoteca variable, lo que hace que las cuotas varíen en su precio de acuerdo al índice referencial del mercado. 

Para solicitar este tipo de hipotecas, se recomienda evaluar las cuotas y las diferencias, ya que esto puede representar un gasto mayor en el futuro, por una amortización en un periodo muy largo.

Hipotecas de acuerdo a una intención

Este tipo de hipotecas, son aquellas viviendas o inmuebles que se hipotecan para financiar modificaciones o construcciones en un inmueble, el cual tendrá otro destino, como alquiler, venta, remodelación entre otros. Estas hipotecas funcionan con un crédito con liquidez y garantía hipotecaria, lo cual le permite obtener fondos para realizar el proyecto planificado. 

  • Crédito hipotecario para remodelación: esta cumple la función de obtener fondos del porcentaje de la estimación del inmueble, para realizar las modificaciones requeridas.
  • Crédito hipotecario para construcción: esta funciona para comprar un terreno en donde se quiere construir, o también se puede colocar el terreno como garantía para obtener los fondos y realizar la construcción.
  • Crédito hipotecario de puente: en este caso al hipotecar la vivienda, el banco le da la oportunidad de adquirir una segunda vivienda, con la promesa de vender la primera e ir pagando las cuotas estipuladas.

 

 Estos suelen dar un plazo entre los 6 meses a 5 años. Al finalizar la venta de la primera vivienda, se cancela el resto de la garantía hipotecada y se paga las cuotas estipuladas para la segunda vivienda.

Es primordial que al momento de pensar en solicitar una hipoteca, se evalúen los tipos de hipotecas que existen, las diferencias entre estas y los beneficios que estas puedan representar de acuerdo a cada caso. Cabe destacar que se debe tener presente el tipo de vivienda o inmueble que se quiere hipotecar, y al momento de recibir ofertas, llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*