Estos son los 4 errores más comunes que se cometen al adquirir una hipoteca

errores al adquirir hipoteca

Cuanta más experiencia tengas en la compra de bienes raíces, más aprenderás sobre el complicado proceso.

Entre la terminología confusa y la logística de comprar una casa, es muy fácil hacer el movimiento equivocado o terminar en una inversión imprudente. Si es la primera vez que vas a adquirir una vivienda y solicitar una hipoteca, evita el remordimiento y la vergüenza del comprador que no pregunta mil veces las condiciones. Vamos a conocer algunos de los errores más comunes y cómo evitarlos.

Índice de contenido

    No obtener aprobación previa antes de la compra

    Lo último que querrás hacer es enamorarte de una casa que no puedes pagar. Para evitar esto, una de las primeras cosas que debes de hacer es obtener una aprobación previa para una hipoteca.

    Es importante saber cuánto vas a poder pagar y cómo serán los pagos mensuales. Es cierto que, si cuentas con la ayuda de un asesor, muchas de las dudas que se te presenten las podrá resolver sin ningún problema.

    No obstante, un banco generalmente te ofrecerá toda la información necesaria, pero no querrá extenderse demasiado. Seamos realistas, antes de plantearte solicitar una hipoteca tienes que saber lo que realmente puedes aportar.

    No buscar consejo de un profesional

    A pesar de que hay muchísima información disponible en línea, debes de buscar el consejo de un profesional experimentado desde el principio del proceso de compra de una casa.

    Ya sea el de un agente inmobiliario, un asesor o tu propio asesor financiero. A veces, los agentes inmobiliarios tienen acceso a propiedades incluso antes de que salga al mercado, y ya ni hablar de la experiencia con la que cuentan.

    Si no te decides por contratar a un profesional para que te asesore, recuerda que la entidad bancaria debe de ofrecerte toda la información necesaria.

    No contra ofertar

    Un error común al comprar una casa es dejar que las emociones dicten la oferta. Es importante que sepas cuando realizar una oferta. Solo es recomendable que la realices si realmente quieres comprar una propiedad y asegúrate de que se base en ventas comparables, en lugar de solo en cuánto te gusta la vivienda.

    El precio de la casa, debería de verse reflejado en el valor de mercado de la casa. Es decir, la negociación ideal es cuando el comprador y el vendedor sienten que han salido ganando. El vendedor no tiene que perder, pero el comprador tampoco puede sentirse infravalorado.

    No ver más allá

    Este es un problema muy común, se sitúa en dos frentes y ambos pueden ser problemáticos. En este primer escenario el problema es encontrar una casa que se actualice con acabados bonitos, accesorios y decoración perfecta.

    A lo que nos referimos es a que no pienses que la vivienda vale más porque está decorada y amueblada, olvídate de lo superficial. La ubicación, la terraza, el ascensor, la calle. Todo esto es lo que importa realmente a la hora de adquirir una vivienda.

    También puede ocurrir al revés. Los compradores pueden pasar por alto una casa que necesita algunas actualizaciones de pintura y cosmética, pero que tiene una estructura excelente y una buena ubicación.

    A la hora de comprar una casa, tienes que tener en cuenta tanto los detalles estéticos que pueden modificarse como los que son costosos o imposibles de arreglar.

    Te podría interesar: "Analizamos las mejores hipotecas para el comienzo del 2022"

    Entradas relacionadas